Paseo de la fé nº 34
20007, San Sebastián
(Guipúzcoa)

Tel.: 943 45 60 72

Cartas

San Sebastián 9 Enero 1919

Inicio

Muy querida María:

Tu carta para felicitarme el año nuevo se adelanta siempre a la mía, pero mi oración y mis buenos deseos se encontraron con los tuyos, sin duda alguna, en el Corazón Divino de Jesús, en la noche de Navidad, durante nuestra acción de gracias. En Él mi querida hermanita, te encuentro siempre presente, olvidando la distancia material que separa nuestros cuerpos, pero no nuestras almas. Siento que cada vez estamos más unidas a su amor.

Quiera el Corazón de Jesús, en este nuevo año, aumentar este divino amor en nuestras almas y unirnos íntimamente, fuertemente a Él, a fin de que podamos abrasar a otras almas, extendiendo el fuego sagrado que Jesús vino a traer a la tierra.

Es un gran consuelo el pensar que, a pesar de nuestras miserias y de nuestra pequeñez, Nuestro Señor quiere servirse de nosotras como instrumentos para su gloria, lo haría mucho mejor sin nosotras, pero lo hace para poder después recompensarnos y agradecernos. Es admirable ¿no es así querida hermanita? Por eso, no pongamos límites a nuestro agradecimiento y entreguémonos confiadamente al amor que es nuestro único medio de honrarle.

Cuando vemos en nuestra vida ese divino amor que todo lo ha conducido para nuestro mayor bien, no tenemos nada que lamentar ni que desear, porque es Él, el que ha escogido lo mejor, para cada una de nosotras.

No pensemos, querida María, más que responderle amor con amor, bien con bien, devolviéndole en cuerpo y alma la gloria a su Divino Corazón. Te ha concedido el que trabajes mucho en ello, continúa haciéndolo y considérate dichosa de que el Sagrado Corazón haya escogido esposas privilegiadas en su pequeño rebaño.

Los 60 retales de tejido blanco los recibí a fines del mes de Noviembre. No hay más que cuatro, pintados durante las vacaciones. Podemos trabajar más, pero es posible que como ha terminado la guerra, no los necesites. Si prefieres que te devolvamos una parte de ellos para emplearlos de otra manera, dime sencillamente lo que piensas. Espero que ahora las comunicaciones sean más fáciles. Espero con impaciencia la visita de tu madre y la de Joseph. Por ellos sabré mejor lo que ha sucedido a la pobre Juana, que ha sufrido mucho. Haremos lo posible para ayudarla.

Nuestro Señor, continua escogiendo pequeños apostólicos entre los niños del Patronato, los encomiendo a tus oraciones su perseverancia; uno de los primeros, me ha anunciado que vestirá la sotana de jesuita y marchará pronto a Brasil. Sí, querida hermanita, Nuestro Divino Esposo nos colocará en el cielo muy próximas la una de la otra, como te tengo en la tierra en su Divino Corazón.

Te abraza y te quiere

María Teresa Dupouy, r.s.c.j.

 

San Sebastián 9 Agosto 1921

Inicio

Muy querida María:

¡Ya es hora de responder a tu buena carta del mes de Junio! Soy una perezosa incorregible, pero quiero ser la primera en felicitarte en el día de tu fiesta. Te presento, querida hermanita, mis mejores deseos de felicidad pidiendo a la Santísima Virgen para ti sus mejores gracias que te unan cada vez más al Divino Corazón de Jesús, y hagan de ti un humilde instrumento de su gloria.

El amarle y hacerle amar es toda nuestra vida, ¿no es así? Pronto llegaremos al cielo y entonces será el reposo y la alegría en Él. Aquí abajo "el amor sufre como la voz canta", leía esto estos días en el diario de Lucia Christine un alma privilegiada y que era sin embargo una mujer del mundo. ¡Qué vergüenza para nosotras, esposas del Señor, si tuviéramos menor intimidad con Él! Te copio un pasaje que me gusta mucho: mi camino es muy sencillo: mi alma vive de Dios por una mirada de amor entre El y ella. Por esa mirada Dios se da a mí y yo me doy a Él, he aquí mi estado habitual, es el que Dios me ha puesto. Yo no puedo ni debo abandonar a causa del sufrimiento. Sufrir por amor y que siempre domine el pensamiento del amor. He aquí el camino de víctima. Creo querida María, que ese debe ser también el nuestro, marchemos generosamente las dos con la gracia de Jesús que no nos faltará jamás y la ayuda de la Santísima Virgen. ¡Hagamos todo con Ella! Pienso que tú le quieres como yo, cada vez más, conforme avanza la vida.

Estamos en víspera de ofrecer al Señor un gran sacrificio. Nos pide a mi Madre Superiora, ha sido nombrada Superiora en Nantes, después de 17 años de una gran intimidad de alma y de numerosas gracias recibidas de ella. Pide por mí, querida hermanita para que acepte generosamente mi sacrificio, cuando se ha recibido mucho es justo dar a tu alrededor... el amor vive de lo que da.

Mi salud se mantiene bastante bien para que pueda cumplir mis deberes a pesar de mis miserias, esto santifica más. Mis Superioras me han permitido añadir al Patronato una escuela preparatoria para la escuela apostólica o Preseminario, donde los niños de 7 a 11 años están preservados y preparados para recibir la vocación si Dios se la quiere dar. Hay 10 para comenzar, una de nuestras antiguas alumnas es su maestra, yo me encargo de la dirección y la instrucción religiosa todos los días. El demonio me hace de las suyas como a ti, porque la obra de las vocaciones no es de su gusto. No nos desanimemos, el Corazón de Jesús, reinará a pesar de sus enemigos. Me encomiendo siempre a las oraciones de Clara y quedemos las dos bien afectuosamente unidas en el amor de nuestro Esposo.

Un abrazo con todo el corazón

María T. Dupouy, r.s.c.j

 

San Sebastián 27 Enero 1925

Inicio

Muy querida Hermanita,

No tienes porqué excusarte, porque yo también estoy muy silenciosa contigo (referente a las cartas) pues ante el Sagrario hablo con frecuencia al Señor de ti y te encuentro en Él, alegrándome de ser las dos sus felices esposas, al mismo tiempo, que apóstoles y víctimas. Estas tres palabras son inseparables derivadas del amor, que explica todo. ¿No es así? Vivamos cada vez más con los sentimientos de la Santísima Virgen cantando su "Magníficat". Ha mirado nuestra bajeza, y ha hecho en nosotras obras grandes... es cierto para las dos y si las profecías se cumplen en ti querida María, de repente tendrás una suerte que yo no puedo esperar. Dejemos actuar a nuestro buen Maestro, Él sabe mejor que nosotras lo que nos conviene, no deseemos más que agradarle y glorificarle. Los malos se agitan y los buenos se animan, pero el Corazón de Jesús.

Este año Santo me trae el gran consuelo de ir a Roma, probablemente a finales de Febrero y José será nuestro capellán, iré con la Rda. Madre Vicaria de Madrid para la sesión preparatoria de la Canonización de nuestra Beata Madre, fijada para el 24 de Mayo. Ya ves que es un año de gracias especiales, cuento con tus oraciones para que aproveche bien, que también recen los niños y las personas conocidas, por el éxito de una intención que busca sólo la gloria del Corazón de Jesús y el bien de las almas, es un asunto que voy a tratar en Roma. José vendrá el 6 de Febrero a las bodas de oro de una de nuestras religiosas, verá a Teresa que he tenido la alegría de alojarla una semana en Villa San José para realizar un tratamiento de la nariz que necesita. Si Dios permite que nosotras nos volvamos a ver, cuántas cosas nos contaremos... imposibles de poderlas decir por escrito. Mi salud como la tuya sufre altos y bajos... son miserias santificantes que ayudan a fecundar el apostolado. Actualmente hay 26 Estanislaos, 8 partirán este año al Seminario o a las Escuela Apostólica. Tres de los antiguos han tomado el hábito este año y hacen el noviciado con fervor. Uno se prepara para el subdiaconado en las próximas ordenaciones, es religioso de los Sagrados Corazones, será nuestro primer sacerdote en 1926.

Un abrazo de corazón, muy unida en el Corazón de Jesús

María Teresa Dupouy, rscj

 

San Sebastián 2 Junio 1930

Inicio

Muy querida Hermanita,

Sí, tu silencio me ha parecido muy largo, pero sé que no es olvido ni indiferencia por tu parte, el trabajo continuado deja poco tiempo para la correspondencia. Como acabo de pasar dos semanas en completo reposo y no me he reincorporado todavía en la vida ordinaria, aprovecho para conversar largamente contigo, querida María, y darte las informaciones que me pides acerca de nuestra obra. En primer lugar permíteme que te diga lo mucho que nos ha apenado la gran desgracia que padece nuestra querida Juana a causa de la muerte trágica de nuestro buen León, como bien sabes, le he escrito enseguida y hemos ofrecido una Misa por nuestro querido difunto asegurándole las oraciones de la Comunidad, de mis Hijas, de los pequeños Estanislaos. La tía Jenny piensa ir el domingo a Gamarde en automóvil conducida por unos amigos, para ver a José y a la familia que va a reunirse en su casa, así podrá darnos algunos detalles, porque no tenemos más que el telegrama. ¡Qué dolor para la pobre Juana, tan probada por tantas desgracias durante toda su vida!

Tú también tienes las tuyas viendo pocos esfuerzos en tus alumnas... la educación cristiana es cada vez más difícil, nosotras también experimentamos algo con el ambiente pagano que reina en todas las partes. Mientras están en el Pensionado, son piadosas y fáciles pero ¡qué inseguridad durante las vacaciones! Hagamos lo que podamos y confiémoslas al Corazón de Jesús y a la Santísima Virgen.

Como la Obra lleva muchos sufrimientos y tribulaciones el pequeño grupo fiel me da verdaderos consuelos por su fervor, su generosidad y su constancia en la espera. Nuestro Señor ha hecho con nosotras como con los soldados de Gedeón y me ha dejado una selección. Es lo que hace falta para ser piedra de fundación. Por eso, para que la ovejita perdida que desea de nuevo entrar en el aprisco pueda ser admitida, es preciso que esté decidida a seguir generosamente su vocación, sin volver la cabeza atrás; dándose sin retorno. Si Juana está en esta disposición estoy dispuesta a recibirla encantada si tú no la necesitas. Le he dicho en varias ocasiones que posee todo lo necesario para ser una buena religiosa, si quiere. Pero si vacila... es preferible, que no vuelva. Desde allí, sobre el terreno, podrás juzgar sus disposiciones lo mismo que su confesor que le ha seguido con celo, también puede escribirme sinceramente sobre este punto, ya sabe ella el interés que tengo por su alma, que tendrá más riesgo de perderse si se queda en el mundo.

France continúa bien, tiene sus dificultades de carácter, pero trabaja seriamente en vencerse y tiene buen espíritu religioso. También es generosa y como Nuestro Señor no se deja vencer en generosidad le concede abundantemente sus gracias.

Del asunto de Roma no hemos encontrado ni oposiciones ni dificultades pero la lentitud singular de la ciudad eterna, es verdad; los trabajos se acumulan... nuestro dossier tiene el nº 3.703 y las Congregaciones de los Cardenales van a tomar aún cuatro meses de vacaciones hasta el mes de Octubre. Como estamos perfectamente en regla con la autoridad diocesana, avanzamos en el reclutamiento, la formación etc. Llevan completamente su vida religiosa y como la misión de China para la que están destinadas no estará preparada hasta dentro de cinco o seis años, tenemos tiempo por delante. (Están haciendo una carretera para automóviles entre la misión de Tali y la de Yunnanfou y necesitan tiempo hasta acabarla, ahora los Misioneros necesitan 15 días a caballo, lo que no es posible para las religiosas).

Aquí continuamos nuestras Obras para el reclutamiento Sacerdotal y Misionero. Este año dos de nuestros antiguos van a ser sacerdotes en Julio y vienen aquí a cantar la Primera Misa, serán 8 sacerdotes, éstos son religiosos de Picpus. Hemos enviado un centenar (104) de pequeños al Seminario o a las Escuelas apostólicas un buen número ha vestido la sotana y el Santo Hábito y ahora cada año tengo un inmenso consuelo (que paga con creces todas las penas) de ver llegar uno o dos de mis pequeños... al Sacerdocio. No es extraño que el diablo luche para impedir la propagación de una Obra que da a la Iglesia sacerdotes y Misioneros, porque en los designios de Dios no debe permanecer únicamente aquí, las futuras Misioneras del Sagrado Corazón deberán extenderla y en las Misiones promover las vocaciones indígenas tan necesarias.

Nuestro Señor no me ahorra las cruces son el signo divino de la Obra, pero Él me da, con su gracia para llevarlas, una entera confianza en El que hace todo por su Obra, verdaderos milagros de la Providencia, te lo aseguro, puesto que lo más precioso para mí es la paternal benevolencia de mi Obispo y el apoyo maternal de mis Superioras que me aconsejan y me facilitan todas las cosas, porque como lo supones, no hago nada sin su aprobación. No desean, como yo misma, más que la gloria del Sagrado Corazón de Jesús que debemos procurar sin interés propio alguno. ¿No es ese precisamente el fin de nuestra vocación, glorificar y dar a conocer al Sagrado Corazón de Jesús?

He estado hoy bien charlatana querida María, te voy a dejar abrazándote de todo corazón con todo mi cariño.

Tu hermanita

María Teresa, r.s.c.j

Da mis recuerdos a tu Madre superiora.

 

San Sebastián 17 Diciembre 1930

Inicio

Muy querida María,

Me adelanto a las Navidades para felicitarte y enviarte mis deseos navideños y año nuevo que pondré fielmente en la cueva durante la Misa de Gallo.

Como compartes conmigo mis alegrías y mis penas me da gozo anunciarte que la Santísima Virgen en la octava de su fiesta nos ha concebido la gracia tan esperada. El Obispo de Vitoria que ha recibido la aprobación de Roma para la fundación de la nueva Congregación ha erigido canónicamente el 12 de diciembre a las Religiosas Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús y de María. Así se llama el pequeño Instituto oficialmente reconocido por la Iglesia. Qué gracia y cuánto agradezco al Divino Corazón de Jesús que lo ha conducido tan providencialmente y a la Santísima Virgen que ha presidido todas las fechas importantes de la fundación.

Ahora van a poder llevar completo el hábito religioso y cuento con tu amabilidad, mi querida María en lo que corresponde al rosario. Podrías procurarme 750 granos grandes de cocotine negros como los de nuestros rosarios que son, creo, como los vuestros, 30 ganchos de cobre como los tuyos que tienen la Medalla Milagrosa y que aparecieron en el año centenario, 15 medallas como el modelo adjunto. Te lo envío en un cartón separado. Lleva el nombre de A. Lavée debajo de la imagen. Tú me indicarás enseguida las direcciones de los lugares donde tú las has encontrado. Las pediré directamente para no molestarte. Mandarás los paquetes a: Mr Estomba - Commissionnaire de Hendaya (Bsses Pyrénees) para el P. Oxibar. (Para entregar a M. Dupouy)

No olvides, querida María, que tú eres mi asociada y yo tengo confianza que el Corazón de Jesús te proporcionará vocaciones para aumentar el pequeño grupo. France está contenta, te escribirá después de Navidad, lo mismo que a la Hermana Superiora a la cual te pido le des mis recuerdos. Tía Jenny se une a mí para abrazarte.

Tu hermanita que te quiere de todo corazón

María Teresa Dupouy, r.s.c.j

 

San Sebastián 1 Febrero 1953

Inicio

Muy querida María,

He recibido tu buena carta y la que me has enviado para la Rda. Madre Elena. El Señor me ha pedido el sacrificio de la tan buena Madre Junoy, en el mes de agosto terminaba sus 6 años, le debo tanto agradecimiento por sus buenos cuidados y tantas delicadezas. Nuestro Señor nos desprende de todo lo que no es Él y la muerte será el desprendimiento total ante el cielo. Nuestro querido José te escucha y me obtiene alguna mejoría, pequeña todavía pues no puedo todavía dejar mi cama para la silla de ruedas y estoy recluida en mi celda desde final de noviembre. ¡Cómo hace falta sufrir para morir! Jesucristo nos une a su Redención por la cruz. Tú tienes tu parte querida Hermanita, tu obra es tan ingrata pero hay que ocuparse de esas pobres ovejas perdidas y tú les haces todo el bien posible. Tengo buenas noticias de las seis llegadas a su casa de Uruguay, han pasado las fiestas de Navidad en el Sagrado Corazón de Montevideo, se encargaran en el Preseminario de los 30 muchachos y dirigirán lo material del Seminario, practicarán la pobreza y la abnegación, es una verdadera misión hay gran penuria de sacerdotes 35 para toda la diócesis, de ahí la ignorancia religiosa.

El Corazón de Jesús nos ha dado por Superiora a nuestra Madre Vicaria que ha sido durante 25 años, siempre ha sido muy maternal conmigo y me ha ayudado en la Obra; a las Hermanitas las quiere mucho.

Pido a San Vicente te alcance el auxilio que necesitas, escogiendo la hermana que te conviene.

Madre Elena ha venido a verme dos veces y volverá para consuelo de las dos.

Te abrazo de todo corazón.

María T. Dupouy r.s.c.j

 

San Sebastián, 5 Abril de 1953 (Pascua)

Inicio

Muy querida Hermanita,

Tu buena carta y las estampas llegaron al comienzo de la Cuaresma. He tenido que esperar a Pascua para responderte.

He recibido también la parte del corporal de José donde reposó la Santa Hostia, y como él continuará siendo tan bueno en el cielo como en la tierra, alivia mis sufrimientos.

Como el corazón está también forzado, estoy muy hinchada y temiendo una sorpresa, he recibido la Extremaunción el viernes de Nuestra Señora de los Dolores, espero la venida del Esposo, que se hace esperar, sentir el cielo tan cerca y quedar sobre el Calvario más doloroso con la enfermedad tan avanzada.

La Comunión de cada día me da la gracia para sufrir y tengo la íntima confianza que Nuestro Señor la proporcionará siempre a mis necesidades como Él lo ha hecho toda mi vida. Tú lo sabes mejor que nadie. Espero de su gran misericordia el Cielo, que ha prometido a los que hemos dejado todo por Él, encontraré a nuestro querido mártir, Inés y tantos parientes, amigos y religiosas, etc.

Mis hijas continúan la Obra que el buen Dios les ha confiado ruegan por mí y Madre Elena viene a verme con alguna otra para verlas a todas. No dejo mi cama y nuestra Madre General ha permitido que Madre Elena venga de tiempo en tiempo, 4 de las más antiguas han asistido a la Extremaunción. Nos encontraremos pronto en el cielo donde continuaré queriéndote como mi Hermanita.

Te abrazo con todo mi corazón agradecido, recuerdo en mi ser como tú me ayudaste a seguir mi vocación que ha construido mi felicidad temporal y eterna, que Nuestro Señor te pague el céntuplo.

María T. Dupouy r.s.c.j

 

1943 - Primera carta circular de Mª Teresa Dupouy, Fundadora, a las Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús y de María.

Inicio

Queridas hijas,

Al recibir sus cartas tan llenas de amor filial he pensado que esta pequeña Congregación ha heredado del amor y unión que las Madres del Sagrado Corazón tenemos para nuestra Madre General y la Casa Madre desde los primeros años de su fundación hasta nuestros días, pasando 145 años sin disminuir este amor y esta unión.

Dios quiera suceda lo mismo para mis queridas hijas. Que la unión con la Madre General y su Consejo las distinga siempre, que ninguna permita ni criticar ni juzgar sus decisiones, si no acatarlas con amorosa sumisión; esta unión con la autoridad será la fuerza del Instituto. Que una exquisita caridad reine siempre entre las hermanas por el respeto mutuo, la finura en el trato, la sencillez y verdadero espíritu de familia. Que haya mucha indulgencia y caridad para soportar los defectos y debilidades, que siempre habrá, ayudándose mutuamente, compartiendo cada una las penas y alegrías de las demás. La unión con Dios asegurará la unión entre las hermanas.

Procuren ser almas contemplativas, almas de oración, para ser almas misioneras y apostólicas -pongan su vida espiritual, la perfección de su vida religiosa por encima de todo!...es lo esencial - las obras después... Son las tres columnas que sostendrán esta Congregación que el Señor me ha confiado. Es su obra, el le dará crecimiento si somos sus humildes y dóciles instrumentos.

En este día que cumplo 70 años sintiendo los achaques de la edad pienso servirme de la ayuda que me dan las Constituciones que ponen al lado de la madre General cuatro Asistentas Generales, una Ecónoma General y una Secretaria General.

Mi alma y mi corazón conservan su juventud para seguir amando y ayudando a todas mis hijas mientras el Señor me deje sobre la tierra y seguiré haciéndolo cuando el Señor me lleve a su lado, porque los vínculos de amor formados por Dios perduran toda la eternidad.

Gracias por sus oraciones que tanto necesito - por sus regalos -. Que el Corazón de Jesús les pague todo con creces y que la Sma Virgen María, Madre y Señora Nuestra, nos bendiga a todas.

Maison Mère 6 Mai 1943

María Teresa Dupouy
Sup. Generale

 

18 Mayo 1950 - Carta Circular de Mª Teresa Dupouy, Fundadora, a las Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús y de María para convocar el Primer Capítulo General de la Congregación.

Inicio

Fiesta de la Ascensión

Queridas hijas: Dios Nuestro Señor nos da a conocer su Divina Voluntad por las circunstancias; habiéndome clavado en la Cruz con una enfermedad incurable, recluida en mi celda o en San Roque, buscando como siempre lo he hecho el bien de la Congregación he determinado se reúna el Capítulo General en Julio, cuando pueden reunirse todas las Vicarias para elegir canónicamente según la Regla el Gobierno de la Congregación. Moriré más tranquila dejando todo arreglado en manos de mis hijas que me han dado ya tantas pruebas de fidelidad y amor a la Congregación.

Durante 24 años me he sacrificado gustosa cumpliendo la misión que el Señor me había confiado y que su docilidad y amor filial me la ha hecho suave y llevadera. Ya están bien empapadas en el espíritu que el Corazón de Jesús me inspiró para Vds. y que gracias a Dios reina en todas las casas. Pero es principalmente en la Casa Madre que se tiene que conservar el espíritu primitivo, para transmitirlo a las nuevas generaciones y la integridad de la Regla para ser el modelo de las demás casas.

Ahora mi misión es afianzar la Congregación por la oración y el sufrimiento para atraer sobre mis queridas hijas, las gracias del Cielo. Cuento que ellas me ayudarán con sus oraciones a cumplirlas hasta que Dios me quiera llevar a su lado, y también me consolarán por su fervor, su buen espíritu y fiel observancia de la Regla, como lo han hecho hasta ahora.

Yo las bendigo y abrazo con todo el amor maternal que les conservaré mientras viva, y luego en el Cielo donde, por la misericordia de Dios nos veremos un día reunidas bajo el manto de la Stma.Virgen.

Marie Thérèse
rscj

 

JUEVES SANTO 1953 - Ultima carta circular de Mª Teresa Dupouy, Fundadora, a las Misioneras del Sagrado Corazón de Jesús y de María.

Inicio

Queridas hijas: Muy unida con Vds. pasaré este hermoso día que Nuestro Señor escogió para el nacimiento de esta pequeña Congregación (1926) que tendría que empaparse en el espíritu y virtudes del Jueves Santo. La Rda Madre lo explicará en la conferencia y pido al Señor que cada una lo entienda cada vez mejor y lo ponga en práctica para realizar los divinos designios que Dios ha tenido al fundar este pequeño Instituto...

Les dejaré como despedida la de Jesús en el sermón de la cena: "Hijitos míos amaos los unos a los otros" es mi precepto. Ya lo cumplen, gracias a Dios, la caridad reina en la Comunidad y tiene que ser cada vez más exquisita y delicada.

Agradezco el amor filial que me han mostrado siempre, pido al Corazón de Jesús las colme de sus gracias, las bendigo y abrazo con todo el amor maternal que les conservaré en el Cielo donde por la misericordia de Dios nos veremos un día reunidas bajo el manto de la Santísima. Virgen nuestra Madre.

María Teresa Dupouy
rscj